top of page
  • Genrris Agramonte

Apuntes sobre la primera intervención de los Estados Unidos


La primera ocupación estadounidense de la República Dominicana se produjo entre 1916 y 1924. Fue una de las numerosas intervenciones en América Latina realizadas por las fuerzas militares estadounidenses.


El 13 de mayo de 1916,5​ el contraalmirante William Banks Caperton obligó al secretario de Guerra de la República Dominicana Desiderio Arias, quien había ocupado el cargo durante el gobierno de Juan Isidro Jimenes Pereyra, a abandonar Santo Domingo bajo la amenaza de realizar un bombardeo naval a la ciudad.


Desde finales del siglo XIX, la República Dominicana estaba comprometida con Estados Unidos. No sólo por las deudas económicas sino por las inversiones que estos tenían en el país.



A principios del siglo XX, debido al incumplimiento de los pagos, la República Dominicana se vio obligada a renegociar la deuda externa firmando varios acuerdos de pago con Estados Unidos.


El más importante de estos acuerdos fue la Convención Dominico-Americana de 1907. En este pacto, Estados Unidos exigía el cese de las luchas entre los caudillos dominicanos.

De no cumplirse este acuerdo, ellos ocuparían militarmente la República Dominicana.


En mayo de 1916, el Gobierno estadounidense decidió que era el momento de intervenir para cobrarse la deuda, y de paso organizar la producción de las materias primas que comenzaban a escasear en Europa desde el estallido de la I Guerra Mundial, dos años atrás.


Desembarco

Las tropas norteamericanas desembarcaron por dos lugares: Montecristi en el norte recorriendo la distancia que les separaba de Santiago de los Caballeros, segunda ciudad en importancia del país, y por el Puerto de Haina en el sur, cercano a Santo Domingo, capital de la nación.


En ese momento el presidente dominicano era Francisco Henríquez y Carvajal, quien solo pudo manifestar su indignación al norteamericano Woodrow Wilson.


La resistencia del pueblo dominicano, en desigual fuerza, solo se manifestó en una batalla en La Barranquita, cerca de Santiago, que duró algunas horas, y en ciertas acciones de grupos campesinos en el este del país que llamaron “Gavilleros” increpando con algunas intervenciones por sorpresa a las tropas norteamericanas.


Se puede mencionar a Gregorio Urbano Gilbert como hombre que encarnó la resistencia y a Américo Lugo quien como intelectual creara textos denunciando la intervención.


La intervención norteamericana en la República Dominicana de 1916-1924, afectó el desarrollo de la educación durante los ocho años en que asumieron el control del territorio nacional, y sólo se preocuparon por organizar el Estado para sus propósitos estratégicos.


Así lo expuso en el 2016, el doctor Onavis Cabrera, durante una conferencia magistral que dictó en la Academia Dominicana de la Historia como parte del amplio programa que desarrolla la entidad en su sede ubicada en la calle Mercedes de la Ciudad Colonial.


El gobierno Militar de Ocupación continuo la reforma iniciada y creo en 1919 la sociedad popular de educación, cuya finalidad fundamental era colaborar con la construcción de locales escolares.






0 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page